jueves, 17 de julio de 2008

ORAR CANTANDO. P. MANOLO BRIÑÓN Y P. J. CARLOS ALMEIDA

TRANSMITIMOS EL ESPÍRITU DEHONIANO CON MÚSICA

Trabajo que ya se hace

Lo que se pretende exponer está basado en la experiencia. Es una de las muchas facetas que entran dentro las actividades que se hacen. Es una parte que ayuda a la totalidad del trabajo pastoral en la tarea evangelizadora. La música, las canciones, son un medio, nunca el fin. Soy, somos, conscientes de que lo que voy a exponer no es novedoso; pero, si ayuda a abrir nuevas ideas sobre cómo transmitir el mensaje a los jóvenes, habrá merecido la pena.

El mundo de la canción

Aprovechamos la canción para la educación, no sólo con motivos religiosos, sino para transmitir valores humanos. Aunque ya es un triunfo que sólo sean valores humanos tal y como está el mundo hoy. Pero ahora le he dado solamente un enfoque, desde el punto de vista pastoral, religioso y hasta vocacional.

¿Cómo se utiliza?

Hay que utilizar los medios que llaman la atención a los jóvenes. Sin duda, hoy, el medio audiovisual. Las canciones en los templos no les llega y no las aprenden, no tienen sentido para ellos. Sin embargo, aprendidas en lugares y circunstancias más acorde con ellos, pueden ser utilizadas sin ningún problema a los templos ¡y las cantan! Porque la canción para ellos es un elemento vital en la oración ya que con ella, con la canción que aprendieron, rememoran el momento y los sentimientos vividos en el momento en el que aprendieron la canción, y cuando la cantan o la escuchan ponen toda su atención en ella. Y se trata de eso, traer la vida a la oración, hacer una oración vivida.

Quien bien canta, ora dos veces

No se trata de cantar cualquier letra ni de cualquier música. Hay que hacerlo con intención. Que el mensaje sea claro y atractivo. Para nosotros, se trata de transmitir el mensaje del amor de Dios a los hombres, que se impregne el mensaje en la mente y, a través de ella, en el corazón. Saber encontrar la música que gusta a los jóvenes, es lo que primero les engancha de las canciones. No la letra. Si les gusta la melodía y el ritmo, aprenderán la canción e inconscientemente, al principio, sin saber lo que cantan, repetirán el mensaje hasta que caen en la cuenta de lo que están diciendo, o se les hace caer porque pueden repetir las canciones sin darles ningún sentido. A veces hemos cantado canciones sin analizar la letra, lo que dicen, su mensaje, y quizás vayan en contra del mensaje cristiano o de la dignidad humana.

Importante el momento y el lugar

Es importante el momento y el lugar en el que se escucha por vez primera una canción. El joven está receptivo en muchos momentos, pero hay que buscar el momento adecuado para que escuche la canción que queremos, el mensaje que queremos. Nuestra primera intención es la letra, aunque la música es lo primero para ellos. Para obtener los mejores resultados, que se les presente esta canción en actividades extraordinarias de grupo. Si es disfrutada la canción por algunos miembros del grupo, todo está hecho. Incluso cuando un joven la conociera antes y le hubiera pasado desapercibida, si les gusta a sus iguales la descubrirá como buena y la cantará.

No es lo mismo

No es lo mismo la música que llega en Europa, que la que se oye en América, en Asia o en África. Incluso es muy distinta en los propios continentes. Los ritmos son básicos en el gusto.

Para no ser muy espeso en esta exposición vamos a ver cómo mostrar el mensaje (evidentemente ya desde la espiritualidad más concreta del Corazón de Jesús) debemos aprovechar todo lo que responde al mensaje que queremos transmitir aunque no haya sido producido por alguien cercano al carisma dehoniano. Ustedes, que están ya sensibilizados en la actividad hacen que pasemos la primera fase y les va a gustar. Reconozco que cuando yo la oí la primera vez no me gustó nada, porque no me pareció música pegadiza a la primera, pero al oír hablar del Corazón de Jesús, justo al final de la canción, pensé en escucharla por segunda vez, y no sólo escuché sino que leí muy atento la letra: ¡Fantástica! El autor de la canción es chileno, Cristóbal Fones.

Evidentemente la presentación (que tampoco he hecho yo) está en castellano, porque es material ya utilizado con los jóvenes. Hemos intentado que entendieseis la letra por eso os la damos en inglés y francés (siento las limitaciones). Puede parecer extraño, pero en un ambiente de reflexión serio, casi de oración, el resultado, al ver este vídeo será el de callar, para orar y dar gracias. Aquí no se trata, (o quizás sí) de utilizar mi exposición con una doble intención y al final hacer oración. Aprovechen para disfrutar y dar gracias, evidentemente a Dios.

Vídeo CORAZÓN DE JESÚS

“Quiero hablar del Corazón de Jesús”

Producción propia

Pero no hay que esperar a que nos venga de fuera la ayuda. Nosotros sabemos decirlo y transmitirlo desde nuestra experiencia. Y también debemos presumir de haber llevado el mensaje que queremos transmitir a través de la música. Seguramente conoceréis a muchos en vuestras provincias que hacen esto. Debo hacer alusión sin duda a alguien conocido desde hace muchos años por su trabajo en esto: Padre Zezinho. ¡Cuántos discos, cuántas canciones! Intentando siempre servir de mensajero de la Buena Noticia. Hemos hecho oración con algunas de sus canciones.

A muchos les suena perfectamente de qué hablo: La experiencia de años de la provincia española en los festivales que se organizaron sirvió para tener en cuenta que la música es un elemento que atrae a los jóvenes, y les une, pero se exigía que las letras de las canciones tuviesen un color propio dehoniano y evangélico. Y eso dio un fruto estupendo. Canciones que se repiten en los encuentros y oraciones, que son testimonio de vida y pueden animar a seguir a Jesús siendo sus testigos de una forma muy concreta: dentro de la gran familia dehoniana.

Con toda la humildad voy a recurrir a frases aparecidas en canciones a lo largo de varios años que creo recogen mucho de lo que estamos hablando.

Año 1992:

AQUÍ ESTOY, SEÑOR, SIEMPRE SERVIDOR ¿CÓMO SER PROFETA RECONCILIADOR? AQUÍ ESTOY, SEÑOR, COMO CONSTRUCTOR DE NUEVA CIVILIZACIÓN DE AMOR.

Año 1993:

ENTREGARME A TU VOLUNTAD NACERÁ DE TU CORAZÓN UN SUEÑO Y SERÁ UNA GRAN REALIDAD TU REINO.

Año 1994:

HABLAS DEL REINO DEL QUE BUSCA LA VERDAD. HABLAS DEL REINO DEL QUE CLAMA LIBERTAD. HABLAS DEL REINO QUE NOS LLEVA A LA IGUALDAD. HABLAS DEL REINO QUE NOS URGE EN CARIDAD.

(Que yo sepa el próximo capítulo general tiene este lema, de San Pablo: La caridad de Cristo nos urge, nos mete prisa)

Año 1997:

ANUNCIAREMOS TU REINO, SEÑOR. ¡LOS PEQUEÑOS EN TU REINO CUENTAN MÁS!

Año 2000: Quizás la música no fue acertada, pero la letra era bien clara:

EN LA FUENTE DONDE MANA LA VIDA, DE ALLÍ BROTARÁ LA SALVACIÓN. LEVANTADA EN EL MADERO, TU HERIDA ES LA PUERTA QUE ABRE TU CORAZÓN. SERÁN MUCHO MÁS FELICES LOS MANSOS, LOS QUE SIEMBRAN LA PAZ CON EL PERDÓN, LOS QUE SIGUEN CON SU VIDA EL EVANGELIO, LOS PROFETAS DE LA RECONCILIACIÓN.

Año 2001:

La beatificación del P. Juan hace que hablemos del momento supremo de entrega de su vida, sus horas finales. Toda la canción está dedicada a ello, testimonio de un mártir.

Año 2002:

EL REINO ESTÁ YA DENTRO DE VOSOTROS, OS LO ENTREGUÉ SIN PEDIROS NADA A CAMBIO PARA LLEVARLO A TODOS MIS HERMANOS.

VIVID UNIDOS EN SENCILLEZ. AMAOS TANTO COMO YO OS AMÉ. “QUE SEÁIS UNO”, ÉSE ES MI IDEAL, HACED LA VOLUNTAD DE MI PADRE .

Y hay canciones mucho mejores, que cantan los jóvenes en los encuentros, muchas invitando descaradamente al compromiso del anuncio del Evangelio. Y ahora sí, esta segunda canción es de un SCJ, Antonio Rufete, dando soluciones a las quejas de los jóvenes sobre lo mal que está el mundo, y le invita a ser protagonista de un cambio total, para seguir pintando y mirando el mundo como es pintado y mirado por Dios. Si la primera canción era más la contemplación del Amor por excelencia, recuerden que la música era más adecuada para ello, ahora la música es más eléctrica, me atrevo a decir que más juvenil, invita al movimiento, a la acción, ahora es… ¡manos a la obra!

DIOS NECESITA TUS MANOS, TUS RISAS, TU CORAZÓN, TU VIDA

No soy quien para enseñar nada a nadie, estoy hablando de algo que ya se hace, no descubro nada nuevo. Mi pequeña exposición quiere ser un homenaje a todos los que utilizáis cualquier arte, cualquier capacidad, regalada por Dios, para hacer llegar el mensaje del Evangelio a los jóvenes que tenéis en vuestras aulas. La creatividad debe ser un arma fuerte en la educación. Y la tenemos. A los jóvenes, a los niños el mensaje les llega mejor así. Aprendamos de Jesús, que hablaba en parábolas, utilizaba lo que tenía, y lo hacía para que todos entendieran. Y otra forma de enganchar con ellos es colocar en la presentación de elementos familiares. Se utilizan los materiales que se nos brindan y los adaptamos a lo que queremos, por eso en algunas de las fotografías que se presentan aparecen ellos en diversas actividades y eso hace a los jóvenes estar más atentos. La música, la fotografía, la letra… ¿No lo hace Coca-Cola? Si funciona, hagámoslo. San Pablo utilizaba sus cartas, y su voz, no había más, para hablar de Amor que Dios nos ha tenido. Humildemente y sin comparaciones, por favor, nosotros utilizamos los medios de hoy. Evidentemente NO les he dado la traducción porque ya hay un elemento menos que les distraiga de lo que se pretende: Poner toda la atención en la pantalla, en la misma pantalla, la misma canción, obligar a cantar juntos, no cada uno a su ritmo.

Vídeo: QUIERO ARRIESGAR

Vídeo: EL DIOS DE DÍA A DÍA